domingo, 7 de mayo de 2017

Cristina Kirchner en el Centro de Refugiados de Eleonas, Grecia

"Hago un llamado a toda la comunidad, especialmente la europea: no se puede seguir con esta 

tragedia humanitaria", dijo la ex presidentqa Cristina Fernández durante una visita al campo de 

Eleonas, uno de los tres centros de refugiados de la capital, que acoge a cerca de 2.000 personas 

de 18 países.

Acompañada por el viceministro de Migración, Yannis Balafas, Fernández tuvo la oportunidad de 

escuchar el relato de algunas familias que tuvieron que dejar sus hogares en Afganistán, Pakistán, 

Siria y otras naciones a causa de guerras y la crisis derivadas de ellas.

El recorrido se prolongó durante más de una hora y constituyó su primera cita oficial en esta visita 

de tres días a Grecia, punto de partida de una gira que la llevará también a Bruselas el martes 

próximo.

Fernández pidió "reconocimiento para los países están recibiendo estas oleadas de refugiados", 

que se encare el problema como algo global y que se tomen acciones para evitar que estas 

naciones se conviertan en guetos.

"Es urgente que se adopten medidas completamente diferentes", añadió la expresidenta para quien 

no queda lugar a dudas de que "alguien debe hacerse cargo", según dio cuenta la agencia EFE.


"Los que tienen que hacerse cargo son fundamentalmente los países que intervienen en el Medio 

Oriente, porque el Medio Oriente no está así por un fenómeno de la naturaleza. No es que hubo un 

ciclón o un terremoto, hubo un terremoto en forma de bombas. Alguien las tiró, que alguien se haga 

cargo de todo lo que está pasando", remachó.

El campo de Eleonas es considerado uno de los más ejemplares de toda Grecia, país que desde el 

estallido de la crisis de refugiados en 2015 ha visto pasar por su territorio a más de un millón de 

personas, más de 60.000 de las cuales se quedaron atrapadas tras el cierre de las fronteras 

europeas.

Balafas le explicó que la mayoría de estas personas quisieran dejar Grecia y reunirse con sus 

familias, muchas de las cuales pudieron continuar el viaje hasta Alemania u otros países.


En sus declaraciones ante la prensa Fernández agradeció al pueblo griego la solidaridad mostrada, 

sobre todo teniendo en cuenta que el país ha tenido que lidiar con una doble crisis, la de refugiados
 
y sobre todo la económica.

La expresidenta aludió a las similitudes vividas por Argentina con su crisis de deuda a comienzo de 

la década de 2000 y señaló que será uno de los asuntos principales que abordará con la plana 

mayor de Syriza, el partido gubernamental liderado por el primer ministro, Alexis Tsipras, con 

quienes se reunirá a lo largo de su estancia en Atenas.

"Si bien un país nunca es exactamente igual que otro, creo que en el tema de la reestructuración de 
la deuda soberana sí hay puntos de contacto entre todos los países", dijo Fernández.


La expresidenta (2007-2015) recordó que durante la presidencia de su marido, Néstor Kirchner 

(2003-2007), se inició un proceso de reestructuración que tuvo mucho éxito y permitió al país 

destinar fondos a la educación, a la ciencia y a la investigación, lo que generó crecimiento y a la 

vez permitió al país empezar a pagar su deuda.

"El ajuste solo deriva en mayor ajuste, en imposibilidad de crecimiento económico y de generar 

empleo, que es lo que la gente necesita", sostuvo.

Publicar un comentario