domingo, 25 de enero de 2009

DE TEATRO Y OLVIDADOS,JORGE (TANO) LAURETI Y LA IDENTIDAD MARPLATENSE

Poe Jose Luis Ponsico
El "Tano" Laureti era, básicamente, un gran tipo. Generoso, multifacético. Fue laburante de la construcción, actor teatral,más tarde director de "La manija" recordado por el teatro localde los´70 y tuvo fuerte compromiso político, militante. Jorge Laureti, asimismo, era peronista. Una categoría que a él -decía- "lo enaltecía". Su amplitud no sólo abarcaba el corazón de un muchacho sensible, mástarde lo sería de un hombre talentoso. Tenía -además- una inteligencia su-perior al común del nivel medio. Había nacido cerca de los años´40 ycreció en un hogar de trabajadores. Le decían el "Tano" Laureti y murió hace once años -enero de 1998-víctima de una cruel enfermedad. Su trayectoria como referente de la culturamarplatense marca "un antes
y un después" en el campo del teatro y autoresnacionales. Hace cuatro décadas empezaba como actor "de reparto. En el´67 probó suerte en Buenos Aires donde trabajó con Martín Ad-jemián, uno de los favoritos de Alfredo Alcón entre las promesas de esa época. Cuando volvió a Mar del Plata retomó su antiguo oficio de "techista" -una empresa constructora- y la vocación de actor. Volcó enla escena a distintos autores nacionales como los hermanosArmando y Enrique Santos Discépolo, Carlos Somigliana, Juan Carlos Gené, Griselda Gambaro, Leonidas Lamborghini y RicardoMonti, entre otros. Fue el creador en los´70 del grupo teatral "La Manija"una "criatura" suya que arrancó con "El Organito" de Armando Dis-cépolo y una década más tarde obtuvo el reconocimiento con lospremios "Estrella de Mar", entre
1985 y 1986. En los´90 fundó una Biblioteca móvil para llevar libros a losbarrios donde crecían pibes sin posibilidades de una buena formacióneducativa y estaba orgulloso de "La Barraca": un colectivo viejo, adquirido y reformadopara trasladar centenares de libros clasificados para los chicos pobres. Yaera el Director de Cultura de la Municipalidad de General Pueyrredón.

Lucía Díaz,primero actriz e integrante del grupo "La manija" y en el tiem-po colaboradora en la tarea cultural cumplida por Laureti como Secretario de Cultura de General Pueyrredón y director de la Biblioteca municipal, recordando al compañero de aquellos años. "Me parece bárbaro que haya un homenaje periodístico para Jorge (porLaureti) uno de los referentes teatrales de vanguardia en Mar del Plata, a partir de los años´60 y 70", dijo ella consultada por "El Atlántico". El popular "Tano" tenía un parecido al notable Dany Kane, actor cómico norteamericano de origen judío y célebre en los´50 y 60. Consagrado en el filme "Las cinco monedas" allá por 1958 cuando Laureti conoció a otro amigo del barrio "El Martillo". Jorge Cabarcos, actual abogado
penalista y titular de Legales delHospital Materno Infantil, fue uno de los amigos "de toda la vida"del "Tano" Laureti. "Lo único que puedo decirte -comentó emocionado- es que como la letra de tango "No habrá ninguno igual", afirmó. "Construía techos, con brea y luego actuaba en el teatro" recordó Cabarcos que también jugó al rugby en el Club Pueyrredóny tuvo un recorrido parecido al entrañable Laureti. De un hogarde trabajadores a la Universidad. Hijos del esfuerzo. Con un reconocimiento explícito al peronismo de los´50 "enambos casos", testimonió al tiempo que antela consulta periodísti-ca evocaba una venta de entradas ("Estuve en la boletería", dijo)en sala teatral próxima a la "Torre Tanque" de La Loma -verano del´68- para ayudar a Laureti y su elenco. Antes, Lucía Díaz evocaba que Laureti había llevado
su Proyecto teatral a la Facultad de Humanidades de la Universidad pú-blica para "dar a luz a "La Manija", describió Laureti que habíanacido en enero del´38. Cuando falleció en enero del´98 estaba por cumplir 60 añosy pese a una cruel enfermedad, Laureti seguía siendo un hombre lleno de proyectos y de cruzadas solidarias. Hace once años elteatro marplatense perdió a uno de sus genuinos cultores. El destacado escritor y periodista Daniel Balmaceda fue unode los últimos en entrevistarlo al querido Jorge Laureti. La im-presión del final respondió a su vida de tipo gregario, afectuo-so, sincero. Orgulloso de lo que había hecho y construído con sujoven esposa e hijas. Iba a cumplir 60 años.
Publicar un comentario